Mundo Cuenca
Lavalle 50
(0379)443-6299
Un fuerte analgésico que se vende en la Argentina afronta una demanda masiva por muertes en Estados Unidos
Compartir

Publicado el 10/04/2019

La acusación es contra los dueños del laboratorio que fabrica el OxyContin. Los responsabilizan de haber provocado la adicción a los opiaceos en ese país.

La proliferación de los opiáceos no tiene freno en Estados Unidos y crece de la mano de un escándalo judicial. Tanto que sustancias como el analgésico OxyContin emergen como factores de lo que algunos califican como “la peor crisis por drogas en la historia del país”. Un grupo de más de 500 ciudades, condados y tribus de nativos americanos presentaron una demanda masiva en la que se acusa a todos los miembros de la familia Sackler, que son los propietarios y máximos responsables de Purdue Pharma, la empresa que elabora el OxyContin en ese país.

A diferencia de otras demandas, en esta se acusa de forma directa a lospropietarios del negocio. La iniciativa judicial abarca a 26 estados y ocho tribus de nativos y acusa a los Sackler de vulnerar la legislación, a sabiendas, para enriquecerse mientras, según la acusación, miles de personas mueren.

Los Sackler deben su fortuna principalmente a Purdue Pharma, empresa que no cotiza en bolsa. “Ocho integrantes de una sola familia hicieron la opción de elegir aquello que ha contribuido a la epidemia del opio”, señala el documento presentado esta semana en el Tribunal Federal del distrito sur de Nueva York. “Esta nación encara una adicción sin precedentes a los opiáceos que fue iniciada y perpetuada por esta familia”, continúa.

Los acusados replicaron en un comunicado que las alegaciones carecen de sustento y que sólo se persigue crear un estado de opinión, y no de justicia, para imputarlos por toda esta crisis.

La situación en Argentina

En Argentina, el Oxycontin es ofrecido por Mundipharma Pharmaceuticals SRL, un laboratorio de Estados Unidos que en 2016 se instaló en nuestro país.

“Lo seguimos vendiendo”, confirmó a Clarín Martín Gravano, gerente general del laboratorio, al ser consultado sobre el polémico medicamento.

Gravano explicó que Mundipharma es una compañía independiente de Purdue Pharma. Por lo tanto, “no tenemos mucho reporte” sobre lo que sucede en Estados Unidos y “no tenemos comunicación con ellos”, señaló.

Fuentes de la Anmat confirmaron a este diario que el analgésico está registrado en el país, que se vende bajo receta oficial y que en el sitio oficial del organismo se informa sobre sus componentes y efectos adversos. Sobre la situación en Estados Unidos, prefirieron no hablar.

El Oxycontin es un analgésico que se ofrece en comprimidos de 10, 20 y 40 mg. Está indicado para el tratamiento del dolor moderado a severo, cuando la administración continua durante las 24 horas del día de un analgésico es necesaria por un extenso período de tiempo.

Sede de la empresa Purdue Pharma en Stamford, Estados Unidos (AP).

Sede de la empresa Purdue Pharma en Stamford, Estados Unidos (AP).

“No lo vendemos mucho. Es pequeño (a nivel mercado), para nosotros. No es muy utilizado en Argentina. Cada país tiene sus particularidades, y en Estados Unidos se toma mucho más”, señaló.

Respecto a la polémica estadounidense, sostuvo que “no fue solamente con Oxycontin. Todos los opioides por lo general producen efectos adversos cuando son mal utilizados. Es como todo: mal utilizado, cualquier producto puede ser complejo”.

Gravano señaló que el producto se vende bajo las regulaciones de la ANMAT y aseguró: “No hemos tenido reportes” sobre inconvenientes respecto a su uso en Argentina. Por lo tanto, señala que no evaluaron sacarlo del mercado.

Sin donaciones en Reino Unido

Este lunes, la fundación de la familia Sackler anunció que suspende sus donaciones filantrópicas en Reino Unido.

“Los administradores de la Fundación Sackler tomaron la difícil decisión de suspender temporalmente toda nueva donación filantrópica, aunque seguirán honrando los compromisos ya adquiridos”, anunció Theresa Sackler, presidenta de la fundación, en un mensaje publicado en su página web.

Pastillas de oxycontin (AP).

Pastillas de oxycontin (AP).

Sackler se declaró “profundamente entristecida” por la crisis de opiáceos en Estados Unidos y negó con firmeza “las falsas acusaciones hechas contra la empresa y varios miembros de la familia”.

La semana pasada, un prestigioso museo londinense, la National Portrait Gallery, rechazó una donación de un millón de libras hecha por la Fundación Sackler. Otras instituciones culturales británicas la imitaron, entre ellos la Tate Gallery.

En Estados Unidos el museo Guggenheim también decidió renunciar al dinero que los Sackler donan en su labor filantrópica.

El impacto en Estados Unidos

El presidente Donald Trump declaró la crisis de opiáceos comoemergencia de salud pública. Unos 2,4 millones de estadounidenses son adictos a estos fármacos y como consecuencia 90 de ellos mueren cada día.

Los estadounidenses mueren ahora más por sobredosis que por accidentes automovilísticos. En 2017, el último año del que se tienen datos, las drogas provocaron la defunción de 70.000 personas y los opiáceos fueron el motivo principal que condujo a más muertes por sobredosis.

Mirá también

EE.UU.: consumo récord de analgésicos

No sólo es la oxicodona. Los fallecidos por el efecto del fentanilo, un opiáceo sintético, se ha incrementado en un 1.000% desde el 2011, según el centro de control de enfermedades y prevención de Estados Unidos. Otra de las conclusiones es que, desde 2016, las muertes de hombres son casi tres veces superiores a las de mujeres, sobre todo entre los 15 y los 34 años.

 

Fuentes: AP, La Vanguardia y Clarín

Fecha: 26-3-2019

Volver
Suscribite a nuestro newsletter

El programa de TV de la UCP presenta secciones educativas, de interés general, de deportes y noticias destinados al sistema universitario y a la comunidad en general. En el mismo nos proponemos difundir la producción de conocimiento generado desde aulas, institutos y laboratorios, como también el compromiso del personal que protagoniza su acontecer cotidiano como docentes, no docentes, estudiantes, investigadores y técnicos.