Mundo Cuenca
Lavalle 50
(0379)443-6299
Stanislas Dehaene: “En Francia prohibimos los celulares en el aula: las apps buscan convertirte en adicto”
Compartir

Publicado el 17/12/2019

Pocos científicos, como el francés Stanislas Dehaene, tienen la capacidad de estar en la cima de su área de conocimiento y al mismo tiempo ser un notable escritor y divulgador de ideas. Autor de varios libros, acaba de presentar ¿Cómo Aprendemos?” (Siglo Veintiuno), en el que traza un puente exquisito entre las neurociencias y la educación. O, dicho de otro modo, entre el cerebro de los alumnos y la escuela: “el medio más eficaz que ha inventado el ser humano para el aprendizaje”, afirma.

Dehaene, que además participa como asesor del Ministerio de Educación de Francia, llegó al país invitado por el Institut Français d’Argentine, el Centro Franco Argentino y la Cátedra Francia de la UTDT.

─¿Qué es aprender? ¿Todos aprendemos igual?

 ─Aprender es construir un modelo mental del exterior y llevarlo al interior. Y construir circuitos cerebrales a partir de eso.

─¿Y todos lo hacemos igual?

─Todos los cerebros tienen el mismo algoritmo de aprendizaje, que es el mejor que conocemos en la Tierra. Cualquier bebé recién nacido tiene una súper computadora mejor que cualquier máquina.

─¿Qué tiene que hacer la escuela para acelerar los aprendizajes?

─Identifico cuatro pilares, y no solo para la escuela sino también para el mundo adulto. Uno de ellos es alternar el aprendizaje y el sueño. Uno de los descubrimientos más importantes en los últimos 10 años es la importancia del sueño para volver a pasar el aprendizaje (“replay”) y así mejorar lo aprendido. En el hipocampo las neuronas se descargan a la noche igual que lo hacen de día, pero lo hacen 10 o 20 veces más rápido cuando uno duerme. Creemos que el cerebro está descansando, pero en realidad está pasando más rápido todo lo que aprendió en el día. Por eso es importante distribuir los aprendizajes a lo largo de los días y no todos en un mismo día.

─¿Hay alguna recomendación en cuanto a la cantidad y calidad del sueño?

─Hay recomendaciones de la Academia de Pediatría de los EE.UU.: son 12 horas por día en niños pequeños, pero son también muy importantes las siestas: la calidad y entrar en un sueño profundo. Los niños se benefician tres veces más de un sueño profundo que los adultos. Esto es porque ello se pasan (replay) más veces los aprendizajes que adquirieron. Cuando se despiertan tiene mayor conocimiento que antes de que se fueron a dormir.

─Estábamos hablando de los pilares para el aprendizaje. Uno era el sueño, ¿qué más?

─El segundo es la atención. El cerebro selecciona y amplifica información y evita la distracción. Entonces, en lo que uno pone atención lo amplifica y en lo que no presta atención no se aprende prácticamente nada. El maestro tiene que hacer que los alumnos presten atención específicamente sobre lo que tienen que aprender. Y evitar toda distracción. Si presta atención a A no puede prestar atención a B.

─Hoy todos vivimos en un mundo hiperestimulado. ¿Puede la escuela competir en la atención?

─La escuela no tiene que competir, tiene que proveer un lugar donde no haya distracción, y permita concentrarse. Hay investigaciones que muestran que las aulas que están muy decoradas evitan que el chico se enfoque. En Francia, el nuevo gobierno decidió prohibir los celulares en todas las escuelas para evitar que contribuyan a la distracción.

─Hay enfoques que dicen que hoy el celular contribuye a una mejor educación, porque conecta con el mundo, entre otras virtudes…

─Por supuesto hay software pedagógico diseñado para el aprendizaje, algunos muy buenos, pero esto no es así en el resto de las aplicaciones que normalmente están en un celular: Facebook, Twitter, y demás, que están diseñados para atrapar tu atención y convertirte en adicto. Así es como ellos viven. No están diseñadas para que uno aprenda, ese no es su objetivo. Su objetivo es atrapar tu tiempo para vendérselo a los anunciantes.

─¿Y ese es el motivo por el cual prohíben el uso de los celulares en las escuelas?

─Se puede llegar a usar para usos pedagógicos. Pero están prohibidos porque distraen del aprendizaje al atraer tu atención constante hacia otros estímulos. La investigación sobre el cerebro muestra, claramente, que la habilidad de atención es el principal predictor del aprendizaje. Por ejemplo, hay dos formas de enseñar a aprender a leer. Una está enfocada en las letras, y la otra en la forma completa de las palabras. Se llaman método fónico y global. En las dos se activan áreas completamente diferentes del cerebro. Cuando se enseña con el método global se activa el hemisferio derecho, que es el circuito equivocado para aprender a leer. Entones, el estímulo es el mismo, el ambiente es el mismo, pero la forma en que se enfoca la atención es lo que cambia dramáticamente cómo aprendemos o no. Si enfocamos la letra se va a aprender en forma eficiente y si enfocamos en las palabras no. El docente debe ser capaz de llevar la atención del niño hacia el nivel que tiene que prestar atención para aprender.

─En China se están usando unos dispositivos para medir la atención en las clases, ¿Cuál es su opinión ?

─Es prematuro y no necesario. No se puede saltar directamente de la neurociencia a la pedagogía, hay niveles intermedios, como la psicología, la sociología de la escuela y la descripción de comportamientos. Los maestros no necesitan saber dónde está teniendo lugar un proceso en el cerebro, simplemente tiene que comprender los algoritmos cerebrales y los niveles que se pueden usar para que funcionen mejor.

─¿La formación docente está brindando estas herramientas?

─No. Para eso escribí el libro, porque creo que la información que tienen los docentes no es suficiente y cuando no hay información se reduce a los “neuromitos”. Hay muchos mitos que creen los docentes, por ejemplo, que el cerebro es una pizarra en blanco y que hay que llenarla de información. O la idea de que el hemisferio derecho y el izquierdo del cerebro funcionan de forma diferente. En realidad, colaboran uno con otro. Y hay mucha flexibilidad en la forma en que actúa un hemisferio o el otro. También es un mito que todos los chicos son distintos. No es verdad. Todos los chicos tienen la misma arquitectura cerebral, que comparte la especie humana, y que es distinta de otras especies. Simplemente no es verdad que un chico tiene más capacidad visual y otro para otras habilidades. Hay métodos que funcionan mejor para todos, y todos aprenden mejor a través de metodologías multimodales, visual, etc.

─Volvamos a los pilares del aprendizaje. Sueño, atención, ¿Qué más?

─Compromiso activo y retroalimentación y devolución de los errores. Es esencial que el alumno esté muy motivado, que sea curioso, y que esté proyectado hipótesis constantemente. Y después que le den una devolución sobre si la hipótesis que tenía era correcta o incorrecta.

─Los cerebros tienen la misma arquitectura, ¿qué pasa cuando las condiciones sociales son tan distintas?

─La gente en la pobreza normalmente tiene menos vocabulario y están expuestos a millones de palabras menos. Hay investigaciones que muestran que a aquellos chicos cuyos padres les leen un cuento habitualmente tienen mejor organización del hemisferio izquierdo del cerebro, en particular del fascículo arqueado: un circuito importante para la adquisición del lenguaje.

– ¿Cuán lejos estamos de llegar con inteligencia artificial al algoritmo del cerebro humano?

─Estoy muy impresionado por la inteligencia artificial, pero falta. La forma en que el niño aprende es mucho más parecida a cómo trabaja un científico, produciendo hipótesis, refutándolas, y creando una teoría de cómo funcionan las cosas. Esto lo hace en forma mucho más rápida. El cerebro de los niños es mucho más capaz de extraer la información más relevante.

─Usted trabaja en el Ministerio. ¿Qué está aportando desde la neurociencias y que cree que se puede aportar a la política pública?

─Estamos creando un Consejo Científico para la Educación, somos 24 científicos que colaboramos con el Ministerio, haciendo diferentes cosas. Lo primero es ayudar a la capacitación de los docentes, dándoles los aspectos esenciales de la psicología más que de las neurociencias que ellos necesitan aprender para ser mejores maestros. La segunda es tratar de apoyarlos en los métodos de enseñanza: cuáles sirven y cuáles no. Esto requiere experimentación. Estamos creando un enfoque de la educación que sea experimental. Una de las cosas que logramos cambiar es que a los niños se los evalúa con un criterio amplio, a principios de primer año, a la mitad de primer año y al principio del segundo año. El docente así tiene información variada sobre las habilidades del niño en fonología, léxico, aritmética. Son 18 test diferentes. Si el chico tiene una necesidad especial en alguna de estas áreas se interviene inmediatamente. Esto se llama “respuesta de intervención”. Se aplica en toda Francia y es único en el mundo. Ya vamos por el segundo año y tiene efectos positivos. Cuando el docente se fija en el test, se sorprende con lo que ve. Una de las pruebas era la recta numérica, muchos chicos no podían ubicar el número correctamente.

─¿Se necesita más investigación en la relación de neurociencia con educación?

─Si, si, si. Se sabe mucho sobre el cerebro, pero falta la conexión con la educación, y eso no es trivial. Uno de los miembros del consejo es Esther Duflo que acaba de ganar el premio Nobel de Economía. Ella introdujo la idea de controles azarosos en la educación del mismo modo que se hace en la Medicina. Insisto, no es tan importante lo que pasa en el cerebro, o las neurociencias, sino la psicología. Me encanta la neurociencia, pero no significa que todos los chicos van a pasar por un escáner de resonancia porque lo que importa es el trabajo sobre los circuitos cognitivos.

Señas particulares

NOTABLE ESPECIALISTA DEL CEREBRO

Stanislas Dehaene es un experto en el estudio del cerebro. Formado como matemático en la École Normale Supérieure parisina y doctorado en Psicología Cognitiva, fue casi una década director de investigaciones en el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica francés (Inserm) hasta ser nombrado profesor en el Collège de France, donde inauguró la cátedra de Psicología Cognitiva Experimental.

Obtuvo los principales premios internacionales y publicó libros de divulgación muy exitosos. Actualmente es presidente del Consejo Científico de Educación Nacional de Francia.

Volver
Suscribite a nuestro newsletter

El programa de TV de la UCP presenta secciones educativas, de interés general, de deportes y noticias destinados al sistema universitario y a la comunidad en general. En el mismo nos proponemos difundir la producción de conocimiento generado desde aulas, institutos y laboratorios, como también el compromiso del personal que protagoniza su acontecer cotidiano como docentes, no docentes, estudiantes, investigadores y técnicos.