Mundo Cuenca
Lavalle 50
(0379)443-6299
Peggy Sastre: “El feminismo ‘main stream’ es la prueba más cabal del fracaso de la revolución sexual”
Compartir

Publicado el 04/07/2019

Poco después del estallido del “Me Too”, el diario francés Le Monde publicó un manifiesto firmado por un centenar de figuras de la cultura de ese país, titulado “Por el derecho a importunar”, que constituyó una de las más severas críticas a la iniciativa encabezada por celebridades norteamericanas. Con personajes tan variopintos como la legendaria Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet y la ex porno star Brigitte Lahaie, el texto invita a repensar algunos de los “caballitos de batalla” de los feminismos de última hora, como el escrache o la sororidad, al tiempo que asegura que es peligroso errar en la definición de cuestiones de muy distinto nivel de gravedad como violación, abuso o acoso verbal. Una de sus redactoras, la filósofa feminista Peggy Sastre, recibió a Clarín en un estudio del barrio parisino de Montmartre, para hablar sobre los visos retrógrados del victimismo y recordar que las mujeres, al igual que los hombres, pueden mentir.

¿Por qué crees que el nuevo feminismo tiene conductas puritanas?

Una amiga me dijo en una ocasión, que el feminismo estuvo genial hasta que llegó al poder. Pienso que es una buena síntesis de lo que a mí me preocupa del “feminismo mainstream” contemporáneo. El objetivo central que tiene no es la liberación de la mujer, si no digitar sus demandas y mantener su propio estatus como movimiento dentro de las estructuras de poder. Y para lograr esto, el miedo es una herramienta fundamental. Si vos lográs que la gente tenga miedo, vas a conseguir que no le quede otra alternativa que obedecer tus reglas. Desde que se editó mi primer libro, en 2009, veo que el feminismo mainstream es la prueba más cabal del fracaso de la revolución sexual, que no era, en teoría, sólo una liberación sexual (“eres libre de acostarte con quien quieras cuando quieras”) si no una liberación del sexo en sí mismo (en el sentido de que lo sexual no añadiera un peso al alma, especialmente al alma femenina). Pero con el advenimiento global del feminismo mainstream, aquella idea de la “macha” o el “estigma” con el que antiguamente cargaban las mujeres que se atrevían a vivir su sexualidad fuera de las normas religiosas, cae ahora sobre los hombres. El motor conceptual de la persecución feminista sobre los hombres que manifiestan un deseo sexual (lógicamente no estoy hablando acá de violadores o pedófilos, pues esas conductas aberrantes no tienen que ver con la expresión del deseo sexual) es el mismo que antes condenó a las mujeres. Una de las primeras en “romper el silencio” en este sentido en Francia fue Sandra Muller, una periodista que declaró haberse sentido “abducida en un agujero espacio temporal” porque un hombre “se atrevió” a decirle que quería “darle” toda la noche y, aunque el tipo se disculpó de haberle dicho eso al día siguiente, ella lo condenó públicamente. Esa acción, no obstante, llevó a que ella tenga que enfrentar ahora cargos por difamación, ya que no hubo violencia física ni acoso real. Pero el mensaje de que subyace en lo hecho por Muller es que lo sexual tiene el poder de aniquilarte. Es muy victoriano: las mujeres, como flores delicadas, deben ser preservadas en una caja de cristal porque el mundo está lleno de peligros que vulnerarán su “pureza”. Es un discurso más, para ejercer poder sobre los demás.

¿Y esto propicia una caza de brujas…?

A través del miedo, sí. El día posterior a que salió nuestro Manifiesto, algunas feministas mediáticas escribieron una carta acusándonos de defender a violadores y pedófilos e incluso una ministra de derechos de las mujeres dijo en la radio que nuestro manifiesto era “una excusa para violar con ropa de lujo”. Este tipo de arengas falsas hacen que la gente automáticamente entre en pánico porque escucha palabras horribles como “violación” o “abuso” y no analiza qué es lo que pasa realmente. Este miedo comienza a viciar las relaciones entre amigos y amantes, y a intervenir en el propio deseo, seas del género que seas.

¿Qué opinás de la “sororidad” de la que ese “feminismo mainstream” habla tanto acá como en Francia o Estados Unidos?

Saca a relucir ese costado religioso -o “místico” en los términos de Bertrand Russell- y tiene que ver con no comprender la realidad y querer modificarla a través de movimientos sectarios (que castigan a quienes piensan diferente) e ideas impracticables como la sororidad (muchas de las mujeres menos “sororas” que conocí en mi vida profesional, no por casualidad, son feministas que ocupan lugares de poder). La sororidad va de la mano con el mantra “una mujer víctima de abuso no miente” que concibe a las mujeres como un grupo monolítico, sin individualidades, puro, casto y libre de cualquier mala intención, incapaz de mentir. ¿La gente puede fingir haber muerto para cobrar un seguro y no puede mentir diciendo que le tocaron el culo cuando en verdad no se lo tocaron? ¡Por favor! El victimismo se transformó en moneda corriente y todo incita a ejercerlo.

¿Cómo se pasa del modelo de la víctima al de mujer realmente independiente?

Lo de siempre: dándole significado a la propia existencia, sin depender de nadie en ningún aspecto. Y como feminista racional que soy agregaría Nullius in verba: No tomar como cierta la palabra de otro sin antes chequear los hechos y practicar el pensamiento crítico. La búsqueda de la verdad es siempre la mejor aventura personal, tengas o no una vagina.

Señas particulares

Peggy Sastre es escritora y filósofa francesa y autora de varios libros de divulgación como Ex útero: pour en finir avec le féminisme (Ex Utero: Para terminar con el feminismo, 2009), La domination masculine n’existe pas (La dominación masculina no existe más, 2015), y el más reciente “Cómo el amor es envenenar a las mujeres: sobreinversión sentimental de las mujeres y formas de abordarlo”, el año pasado, entre otros. Traductora y columnista de la revista cultural Quillete, es una de las figuras más representativas del “feminismo racional” en Francia.

Volver
Suscribite a nuestro newsletter

El programa de TV de la UCP presenta secciones educativas, de interés general, de deportes y noticias destinados al sistema universitario y a la comunidad en general. En el mismo nos proponemos difundir la producción de conocimiento generado desde aulas, institutos y laboratorios, como también el compromiso del personal que protagoniza su acontecer cotidiano como docentes, no docentes, estudiantes, investigadores y técnicos.